Liberarán unos 20 mil mosquitos estériles en barrios de Posadas

Aunque la pandemia por coronavirus acaparó la atención de todos en los últimos días, el dengue es otra realidad que aqueja a los misioneros. Tal es así que la provincia también está en emergencia sanitaria por esta enfermedad que ya contabiliza más de 10 mil infectados y que tuvo tres grandes focos de brote en Comandante Andresito, Oberá y Posadas.
El panorama epidemiológico en este sentido es más que complejo si se tiene en cuenta que en Misiones circulan tres de las cuatro cepas del virus que transmite el mosquito Aedes aegypti. Esto último puede hacer que una persona que ya se infectó con una de esas cepas, si vuelve a infectarse con otra, padezca un cuadro grave de la patología.
En esa línea en las últimas horas se anunció que se está avanzando en una idea que buscará reducir la población de mosquitos, con ese fin se hará en los próximos meses en Posadas una prueba piloto para liberar mosquitos estériles “fabricados” por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). El proyecto data de años atrás, había quedado frenado y ahora se reflotó.
Se estima que podrían liberarse hasta 20 mil mosquitos en las primeras pruebas piloto.
Así, El Territorio dialogó con Fabián Zelaya, director de Saneamiento Ambiental del Ministerio de Salud Pública quien comentó: “Lo que estamos haciendo ahora es una primera etapa donde se hace la recolección de huevos de mosquitos a través de las ovitrampas y la idea es recolectar un número importante de huevos”.
Esa colecta se está haciendo en barrios de la capital misionera aunque de momento prefirieron no informar en cuáles.
Una vez reunidos una cierta cantidad de huevos se hará descendencia de ellos en el Laboratorio de Saneamiento Ambiental de la Provincia. La cuarta y quinta descendencia se enviará al CNEA y ahí “se termina de hacer la descendencia e irradian las larvas y las pupas macho. Una vez que se hace la cría de los huevos se separan las larvas en macho y hembra y a las larvas macho de cuarto estadio o pupa se las irradia, así se logra la esterilización. Es decir que cuando el mosquito nace ya nace estéril”, explicó.
Esa irradiación se realiza con rayos gamma o X.
Esa pupa de mosquito se devolverá a la provincia hasta que se convierta en adulto y se concrete la liberación. “La finalidad es que el mosquito macho adulto estéril compita con el mosquito macho salvaje por la hembra salvaje. No es que se hace solo una liberación, se hacen varias liberaciones, porque lo que hay que hacer es poblar con mosquitos estériles para que haya más mosquitos estériles machos que mosquitos machos salvajes. Así entre el estéril y el salvaje compiten por la hembra, copulan y esa hembra después pone huevos pero sin embrión. Son huevos sin mosquitos adentro”, detalló el responsable de Saneamiento Ambiental sobre esta innovadora forma que se está por realizar con el objetivo de reducir la población de Aedes.

Experiencias similares pero con moscas ya realizó la Comisión Nacional de Energía Atómica en Mendoza y tuvieron gran éxito, ejemplificó Zelaya.

Barrios elegidos

Consultados sobre en qué zonas o barrios se liberarán los mosquitos estériles, Zelaya aclaró que la CNEA junto al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) exigen determinados requisitos que se deben cumplir para ejecutar el proyecto.
“Uno es que haya un barrio y un barrio control, por eso se buscan dos barrios similares, que tengan más o menos la misma densidad poblacional, que no estén cerca del casco urbano y que estén delimitados naturalmente. No vamos a elegir un barrio del casco urbano de Posadas y aparte no es ir y liberar los mosquitos así nomás”, aclaró y siguió “antes de eso lo que se hace es no solamente la recolección de huevos a través de las ovitrampas sino que también se hace un trabajo social y comunitario importante. Hay que trabajar con la comunidad para explicarle que el mosquito Aedes macho no pica, no transmite enfermedades, se alimenta de savia y lo otro es que hay que decir es que se liberan mosquitos estériles. Eso hay que aclarar porque a nadie le va a gustar que le liberen 20 mil mosquitos en su barrio con todo lo que viene sucediendo en la provincia con el dengue”.

Y señaló que esto será una prueba piloto de la que luego se analizarán los resultados para evaluar cómo seguir, pero afirmó que es una herramienta más, no la solución a la problemática. “No porque liberemos mosquitos estériles vamos a dejar de eliminar criaderos, de descacharrar, de hacer concientización”, finalizó.

Más de 10 mil casos en Misiones

El último parte epidemiológico de Salud Pública sobre el dengue difundido ayer señala que las notificaciones por esa enfermedad llegaron a 10.011 en la provincia. En este caso, y como se está en contexto de brote, todas las notificaciones son tomadas como casos positivos. En Misiones circulan tres de los cuatro serotipos que tiene esta patología. De esta forma, la mayoría de los casos son del serogrupo DEN-1; en segundo lugar está en DEN-4 y también hay registro de DEN-2.

Insectos que se controlan a sí mismos

Al igual que ya se hace con las moscas de los frutos en Mendoza, los mosquitos del género Aedes aegypti podrían ser controlados mediante la Técnica del Insecto Estéril (TIE). Se trata de un método de control biológico que propone la utilización de insectos para controlarse a sí mismos.
A grandes rasgos el método consiste en la cría masiva de insectos de una especie a los que se esteriliza para que luego, al ser liberados en la naturaleza y en gran número, estos insectos esterilizados puedan competir y aparearse con las hembras silvestres de su especie. Considerando que la mayor parte de las hembras copulan una sola vez en su vida, se produce una reducción de la fertilidad de la población natural, disminuyendo así la cantidad de la misma, hasta provocar incluso su desaparición o erradicación.
El método no es nuevo, se originó en la década del 40 en el Centro de Investigaciones Entomológicas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y es propiciada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
A nivel mundial, varios países están realizando experiencias de aplicación de TIE en Aedes aegypti. Al respecto, Malter Terrada explicó que, si bien las dosis y los tiempos de irradiación que se manejan en esos países “deben ser similares a los que utilizamos en Argentina, no tienen por qué ser iguales. Esto depende mucho de con qué se los irradie y de la cepa. Nosotros tenemos que trabajar sobre una colonia que sea de la región, porque luego tiene que salir a competir con otros machos y copular con las hembras. Entonces, hay que lograr una colonia propia, estable, y a partir de eso ajustar la dosis”.
La irradiación de los mosquitos machos de Aedes aegypti se realiza en la Planta de Irradiación Semi Industrial (Pisi) del Centro Atómico Ezeiza, Buenos Aires. El momento adecuado para hacerlo es cuando están en estado de pupa madura (cuando el adulto ya está casi formado).
(Fuente: El Territorio)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *