Varios incendios afectaron la zona Sur producto de la sequía en la región

Un cóctel peligroso vuelve a acechar. En los últimos días, en varias provincias del país, un panorama se repite: el de los incendios forestales. Las altas temperaturas que aquejan a la región, los bajos índices de humedad y principalmente el accionar del hombre son algunas de las causas de este tipo de fenómeno que deja pérdidas irreparables, tanto a nivel ecológico, ambiental y económico.

Misiones no escapó a esta situación. Es que ayer se registraron focos de incendio en barrios de Posadas, Garupá, Apóstoles y San Vicente, según datos del área del Plan del Manejo de Fuego. Uno de los puntos más críticos se registró en la Reserva Campo San Juan (Santa Ana), ubicado a 40 kilómetros de la capital, donde unas 500 hectáreas fueron afectadas. Para extinguir el fuego, trabajaron cinco dotaciones de bomberos de diversas comunas.

Para evitar la generación de incendios, el Ministerio de Ecología de la provincia emitió el lunes una resolución en la que prohibió la quema en toda Misiones, al igual que el uso de todo tipo de fuego para cualquier destino en el ámbito rural, al considerar que el riesgo  de incendio es extremo. En esta línea, señalaron que el 97% de los focos son iniciados por el hombre.

En cuanto a las proyecciones, estiman que el panorama puede complicarse, ya que las lluvias llegarían recién para el 4 de septiembre, según los últimos datos de la Dirección General de Alerta Temprana.

Sequía, fuego y daños
En diferentes puntos de la provincia se observaron focos de incendio, principalmente en la zona Sur, como ocurrió en Posadas, Garupá y Apóstoles. A esto se sumó el fuego que dañó unas 500 hectáreas de la Reserva Campo San Juan. Las llamas empezaron en horas de la mañana en una zona de malezas, a 5 kilómetros de la ruta nacional 12.

Los vientos provocaron la rápida propagación de las llamas, que requirieron del arribo de bomberos de Santa Ana, Posadas, Garupá y Gobernador Roca para extinguirlas. Al cierre de esta edición, lograron apagar uno de los tres focos y los otros seguían activos, aunque controlados y lejos de la zona urbana.

Sobre este punto, Mario Vialey, ministro de Ecología, manifestó que “las heladas de la semana pasada quemaron los pastizales y con la seca y el calor se prende muy fácil. Hay que tener cuidado con las quemas de cualquier tipo, incluso las quemas controladas” (ver pág. 4).

En este sentido, recordó que están prohibidas las quemas de todo tipo en la provincia.

“Hoy no contamos con el avión hidrante porque está trabajando en Córdoba, que tiene una situación incontrolable y se envió para ayudar allá. Pero ante esta situación, que tuvimos hoy (por ayer) con cinco focos vamos a pedir que vuelva”, adelantó el funcionario.

Peligro latente
En tanto, Luis Chemes, director de Manejo del Fuego y Emergencias Ambientales, dependiente del Ministerio de Ecología, afirmó que el índice de riesgo por incendio en la tierra colorada es extremo. “Se mantienen las variables, como las altas temperaturas, la baja humedad y el accionar del hombre, que no es consciente, y se elevan los riesgos que ocurra este tipo de delito. En el corto plazo no se prevén lluvias, por lo que hay alerta por este fenómeno”, aseveró.

En diálogo con El Territorio, expresó que la situación es crítica, no sólo en la provincia, sino en el país y el continente. “En toda la región se están registrando focos de incendio, que por el accionar del hombre, sumado a los factores meteorológicos, como la sequedad ambiental y los vientos, derivan en una rápida propagación”, precisó.

En el caso de Misiones, detalló que el Sur, por ser una zona donde abundan las hierbas y malezas, es el más afectado. Esta situación no sólo aqueja a los campos, sino también en las periferias de las ciudades, donde ocurren quemas de basuras.

“En Misiones, el 97 por ciento de los incendios los produce el hombre. El peligro sigue latente siempre, no cesa y, en algunos casos, no hay una toma de conciencia. En la provincia no ocurre lo mismo que en otras provincias, donde hay un efecto lupa que provoca el incendio. Es estrictamente intencional”, remarcó Chemes.

Luego, agregó: “El fuego hay que evitarlo desde cualquier punto de vista. Hay que insistir en la concientización, porque es accionar del hombre. Son muy pocos los incendios que se provocan por fallas técnicas, entonces, hay que trabajar desde lo cultural, porque es la única forma de evitar que sucedan este tipo de hechos, que sólo provocan pérdidas ambientales, de animales y económicas”.

El Norte del país cuenta con el mayor número de focos activos

La situación por incendios es crítica en todo el país y el mundo. Según registró un satélite de la Nasa, en la Argentina, las provincias del Norte son las más afectadas por las llamas. En la imagen que corresponde a la jornada de ayer, el Norte de Córdoba, el Este de Santa Fe, el Oeste de la provincia de Entre Ríos, el Norte y Oeste de Corrientes, el Sur de Chaco y buena parte de Catamarca son las zonas rojas registrados que reflejan los focos activos de incendios.

En la Argentina, una de las zonas más críticas por los incendios forestales es en las serranías del Valle de Punilla, en Córdoba. Según datos oficiales, sólo en este distrito se perdieron más de 30.000 hectáreas.

Por esta situación, un hombre de 34 años fue detenido, acusado de generar un nuevo foco cerca de la ciudad de Capilla del Monte. El primer foco en la zona se registró hace once días, en la zona de Charbonier. El segundo ocurrió en el cerro Pan de Azúcar, cerca de Cosquín, y por causa de los fuertes vientos se propagó hacia otros departamentos.

“Uno de los objetivos es que el fuego no se nos meta en el cerro Uritorco”, afirmó Diego Concha, director de Defensa Civil de Córdoba.

El lunes, el gobierno de Córdoba declaró la emergencia agropecuaria en las zonas afectadas por los incendios, con el objetivo de sumar fondos nacionales para asistir a los productores afectados por el fuego.

“El déficit de lluvias y la falta de humedad en el suelo favorecen la aparición de incendios. Se ve un claro incremento en la cantidad de focos de calor, en los acumulados mensuales, entre enero y agosto 2020 en la zona, explicaron desde el Servicio Meteorológico Nacional a Infobae.

Fuente: El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *